Hernández: “Para Gigantes de Guayana la temporada fue dura”

Prensa Gigantes de Guayana.La temporada 2017 de la Liga Profesional de Baloncesto (LPB) fue más que compleja para Gigantes de Guayana, pues la organización debió lidiar, a lo largo del torneo, con una serie de dificultades
que incluso superaron las fronteras del tabloncillo.

A todos estos puntos se refirió Ángel Hernández, miembro de la directiva colosa, a la hora de presentar el balance del recién finalizado campeonato en el que Guaros de Lara se coronó. “Primero quiero felicitar a Guaros de Lara y a su directiva, por el campeonato obtenido en la LPB 2017”, dijo Hernández, antes de entrar en materia.

“Para Gigantes de Guayana la temporada fue dura en todos los niveles, en lo deportivo y en lo económico fue una temporada crítica e irregular. En lo deportivo estuvieron las lesiones de nuestros jugadores, que fueron determinantes para que no pudiéramos conseguir los objetivos más allá de lo que nos habíamos planteado”, dijo el directivo refiriéndose a la inusual cantidad de lesiones que afectaron al quinteto coloso a lo largo de la temporada, en la que el equipo tuvo la plantilla principal completa en menos de una decena de encuentros.

A ello se suma lo que fue un problema común para todas las organizaciones, la actualidad de la economía nacional. “A pesar de que tuvimos números superiores a los de campañas anteriores también hay que subrayar que los costos se elevaron muchísimo y eso impactó el desarrollo de la Liga. Nosotros todavía estamos saldando números de la temporada, estamos en el cierre financiero, sacando números, esto es un gran esfuerzo que hemos hecho como organización, como también lo hicieron todas las organizaciones de la LPB”.

El fantasma de la incertidumbre

Pese a la incertidumbre que representa la economía nacional, Hernández ratificó el compromiso de Gigantes de Guayana con su afición, “vamos a seguir trabajando con el esfuerzo que hemos puesto. Yo hasta hoy he asumido la responsabilidad de estar al frente, junto con Argenis Martínez, de lo que es el equipo, la directiva tendrá que sentarse a hacer un análisis profundo de qué es lo que queremos para la próxima temporada, pero sí pueden contar, conociendo a la directiva, con que el apoyo va a ser bien fuerte, queremos avanzar, queremos seguir pasando de fases, nuestra afición definitivamente es la mejor y cada día se vuelve más exigente”.

Para Ángel Hernández hay algo que hoy está más claro que nunca y es que “la LPB tiene que reinventarse, estoy convencido de eso, hay una gran incertidumbre sobre el comienzo de la Liga en octubre, aunque estamos obligados por la Fiba por los temas internacionales, pero todos debemos estar de acuerdo en que hay que analizar la posibilidad de que no haya Liga”.

La carga que representa para las 10 organizaciones que integran la LPB el asunto de las divisas pendientes desde el último tercio de la temporada 2015 constituye todo un tema. “Acabamos de terminar una nueva temporada, seguimos con unas deudas pendientes, sin saber qué vamos a hacer, hay una incertidumbre altísima en todos los equipos, los altos costos operativos de las organizaciones en esta primera parte de 2017 fueron muy fuertes, hay que esperar la próxima reunión de la Liga para tener una definición de lo que será la LPB en la segunda parte de este año”.

El asunto financiero hace imposible, al menos por ahora, que se cierren ciertos temas, como el del personal extranjero de Gigantes. “La situación es muy complicada, realmente hasta ahora nosotros no hemos tomado ninguna decisión sobre la dirección técnica ni los extranjeros, porque primero tenemos que hacer un análisis y evaluar lo sucedido en la temporada 2017 y después de eso la directiva tomará las decisiones sobre lo que la organización va a hacer (…) hay un tema muy complicado que es el de las divisas y la afición tiene que estar consciente de esto, que se han hecho grandes esfuerzos por parte de la directiva para salir adelante”.

Abiertos al mercado

Más allá de las dificultades, Gigantes sigue pensando en el futuro y por allí también pasa el tema de la plantilla criolla y la posibilidad de reforzarla, “tenemos piezas importantes en la organización que han dado el cien por ciento, hay otras piezas que estoy convencido de que aún no han explotado en su totalidad, pero hay que entender que esta es una organización que quiere más, tenemos que hacer un análisis y ver qué hay en el mercado nacional para reforzarnos”.

Ángel Hernández ratificó el cumplimiento de su ciclo, no sin antes agradecer “a la Junta Directiva, a los jugadores, al cuerpo técnico, a los fanáticos y a los patrocinantes por estos años de aprendizaje que he tenido en esta organización a nivel gerencial en lo deportivo, pero insisto en que hay fases que se culminan y deben abrirse otros ciclos, y eso lo hemos estado analizando la gerencia y yo. A la afición le pido que confíe en la organización, sé que va a seguir adelante y va a hacer todo lo posible por llevar un campeonato a nuestra Ciudad Guayana”