Selección femenina comenzó su preparación

Comunicaciones FVB.  Hace poco más de un año la selección nacional femenina se ganó el cariño de la gente cuando se colgó la medalla de plata en el Suramericano 2016, en Barquisimeto, logrando una gesta histórica para el baloncesto femenino que les valió ser apodadas como “Las Guerreras”, además de un boleto para la AmeriCup 2017 que se jugará en Buenos Aires, Argentina y que otorgará tres cupos a la Copa Mundial de 2018 en España, boletos que representan un nuevo objetivo para estas muchachas que desde su primer día de preparación están dispuestas a darle otra alegría deportiva a Venezuela.

En el primer entrenamiento, que se realizó en las instalaciones del Centro Nacional de Baloncesto, en Caracas, el entrenador Oscar Silva contó con un grupo encabezado por la capitana Ivaney Márquez, Mariana Durán, Yosimar Corrales, Sharol Renault, Luisana Ortega; todas integrantes del combinado que militó en Barquisimeto y posteriormente en el repechaje olímpico de Nantes, Francia. También tuvo a su disposición a Siuly Marcano, Vanessa Candallo y a la juvenil Jairennys Arias.

Para el inicio de esta semana el grupo contará con las incorporacioes del resto de jugadoras que no tienen compromisos en el exterior: Wasleska Pérez, Thalía García y a la también juvenil Odeth Betancourt.

“Para ser el día uno las muchachas tienen un porcentaje físico aceptable. En estas primeras jornadas haremos un trabajo compacto para tratar que alcancen un mayor potencial aeróbico al finalizar la primera semana y estar mejor adaptados para el momento en el que viajemos a Argentina y tengamos nuestros primeros juegos de fogueo”, dijo Silva, quien estará en la dirección técnica de la selección femenina por cuarto año consecutivo.

“En materia de baloncesto, ya podremos ir evaluando mejor a medida que avance las sesiones. Muchas de las que están aquí hoy estuvieron haciendo rutina en el gimnasio y trabajo de cancha mientras no había actividad y por esa razón, me llevé una buena impresión”, agregó el coach, que posteriormente contará la adición de jugadoras clave en el plantel criollo que actualmente militan en el exterior.

El resto de la preselección la conformarán las estelares Roselis Silva, Daniela Wallen; que actualmente juegan en la Liga de Paraguay. Marielka Gárate, en Perú y Ana García, quien luego de finalizar en la 2da división de España, trabaja en un plan físico personal antes de viajar a la segunda fase de la preparación que se realizará en Argentina.

“Todas las que están fuera del país están en actividad y jugando sus ligas, eso hará que se incorporen con ritmo de competencia. En el caso de Ana (García) desde hace ya casi dos meses hemos tenido contacto con ella y le suministramos un plan de trabajo. Ella es una jugadora de vasta experiencia y tiene mucha responsabilidad. Al igual que las jugadoras que están aquí, saben que tienen que trabajar y mantenerse”, espetó Silva.

La próxima AmeriCup representa para el estratega y sus seleccionadas la oportunidad de sumar un nuevo hito para el baloncesto femenino venezolano, tras lograr el quinto lugar en la AmeriCup de Edmonton 2015, lograr el subcampeonato suramericano y disputar el repechaje olímpico en 2016. Para el coach zuliano no existen imposibles y cree que siguiendo la línea de años anteriores la asistencia a la primera Copa Mundial podría lograrse.

“Muchas de las selecciones que irán a este FIBA Américas están atravesando por un cambio generacional y nosotros vamos a hacer frente a eso. Si logramos rescatar la base y lo que ejecutamos en años anteriores podemos lograr grandes cosas. Te lo pongo así: si logramos que el equipo juegue como lo hizo en el suramericano de Barquisimeto yo creo que podemos batallar por estar en las instancias finales del torneo y obtener uno de los tres cupos a la Copa Mundial. Ese es el objetivo”, declaró el DT, quien espera cerrar en lo personal un 2017 lleno de éxitos tras su regreso a la LPB en el que se alzó con el galardón de Director Técnico del Año.

“El baloncesto siempre sigue siendo el mismo sea masculino o femenino. Con Guaiqueríes de Margarita demostramos que no siempre se necesitan tres jugadores importados que sumen 90 puntos por juego. Dejamos claro que es un deporte que se gana con buen juego de conjunto y lo demostramos a las claras porque no tuvimos a ningún jugador criollo o importado de gran nombre. Pero lo compensamos todos los días con trabajo, corrigiendo y aprendiendo cosas nuevas. A pesar de la experiencia de todos, siempre se aprende algo nuevo y hay espacio para mejorar. Fue una linda experiencia, el premio de Entrenador del Año es un logro para todos los entrenadores venezolanos porque yo represento a un criollo al que le dieron la oportunidad y la verdad es que hay muchos otros que están esperando su chance”, finalizó Silva.

La selección trabajará dos sesiones diarias en la cancha del Centro Nacional de Baloncesto (Poliedrito) durante la próxima semana y aún espera confirmación de su fecha de salida a Buenos Aires y culminar su preparación de cara al torneo que se jugará del 6 al 13 de agosto.