Carlos Torres: “Tengo más confianza y menos presión”

Prensa VUC. Hace dos años atrás, un 17 de julio de 2015, otro hito en el arbitraje venezolano marcó un precedente, con hecho trascendental que reflejó una gran noticia. El venezolano Carlos Torres se convertiría en el segundo umpire criollo en llegar a las Grandes Ligas, haciéndolo en el encuentro que sostuvieron los Indios de Cleveland y los Rojos de Cincinnati.

Después de trabajar en 19 encuentro, durante su primer año (2015), en el 2016 la prueba de fuego fue mayor, actuando de juez en 140 juegos de Grandes Ligas. No fue nada fácil para él llegar a la posición donde se encuentra en este momento, luego de que su compatriota Manuel González, en el año 2010, se convirtiera en el primer venezolano de estar en la MLB.

“Muchos ven esto (debutar) como un desafío porque en general, las nuevas generaciones de árbitros sabemos que al subir a Grandes Ligas debemos lidiar con un nivel de exposición más alto, que se da con el tema de la repetición, pero creo que con toda mi experiencia, y especialmente mi paso por la LVBP, me ayudarán a cumplir con mi trabajo”, fueron palabras del barquisimetano a un Diario zuliano un día antes de debutar.

Hoy por hoy, Torres, quien tiene asignado el número 37, goza a partir de este año de su “chamba” a tiempo completo, formando parte del staff de árbitros de Grandes Ligas. “Ahora tengo más confianza. Ya no tengo la presión del año pasado, esa que me obligaba a hacer todo perfecto, igual sigo trabajando duro y no me rindo”, reseñó al termino de su partido en las mayores, antes de tomar su vuelo a otra ciudad que lo esperaba para ser cómplice de sus sentencias.

Rememoró aquella fecha y dijo: “Recuerdo que volteé y vi mi nombre en la pizarra y decía ‘grandeliga debutando’ se me puso la piel de gallina. Me tocó ser juez en la segunda almohadilla, y cada pelotero que iba llegando a esa almohadilla, me felicitaba. Fue muy bonito”.

Torres entiende que su labor, es titánica, pues más allá de sentar un precedente, es el reflejo de toda la generación de relevo que ve en él, lo mismo que este vio en Manny González en sus tiempos de novato. “En Una profesión muy sacrificada y así lo debe entender quien desea incursionar aquí, cada día trabajo por mi futuro, por el de mi familia, pero también por el de ellos (generación de umpires de relevo)”, enfatizó.

Debutó en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional en el 2004 y actualmente es parte del equipo de trabajo de Venezuelan Umpire Camp. Su aporte como instructor en esta academia, así como el de otros jueces de gran jerarquía, ha hecho que el sistema de arbitraje criollo siga emergiendo y cada día haya más jóvenes soñando con llegar al sitial en el que se ubica Carlos Torres.

Para culminar, Torres aprovechó la ocasión de expresar su máximo orgullo con la actuación de su paisano Manny González en el reciente Juego de Estrellas, realizado en el Marlins Park de Miami. “Es una designación bien merecida, yo siempre he confiado en él y en su trabajo. Cada logro de un venezolano me hace sentir orgulloso de mi país, creo que hoy muchos también se sienten orgulloso de lo que él (Manny) y yo estamos haciendo”, concluyó.