Bracho: “Gracias a Dios estoy de vuelta con el grupo”

Prensa Monagas SC. En el camino de la vida siempre habrá obstáculos que pueden entorpecer tu llegada al éxito, sin embargo, solo dependerá del individuo lograr superar dichas trabas a través de la convicción de poder sobrepasar las dificultades que se puedan presentar. Nada es imposible, y por muy arduo que sea el trayecto, solo la persona tiene la capacidad de no dejarse vencer por ningún tipo de impedimento y eso lo sabe Edwar Bracho, un guerrero con armadura azulgrana, que tras seis meses de recuperación volvió este martes a trabajar a la par de sus compañeros y listo para sumarse a la causa del Campeón del Torneo Apertura 2017.

El 9 de abril del 2017, el lateral derecho sufrió una ruptura de ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha cuando enfrentaba a Atlético Venezuela en el Estadio Nacional Brigido Iriarte de Caracas, duelo correspondiente a la Jornada 10 del reciente pasado semestre. Luego de 27 semanas de arduo trabajo acompañado de paciencia, dedicación y esfuerzo, Bracho recibió el alta médica y se integró a la plantilla azulgrana este martes en los trabajos de preparación para afrontar la Liguilla Final del Torneo Clausura 2017.

“La Bala” como le dicen sus compañeros por la potencia y velocidad que lo caracterizan, comentó sentirse muy contento por entrenar nuevamente a la par del plantel y enalteció el trabajo del cuerpo médico encabezado por el Doctor Edilio Díaz. “Quiero felicitar y agradecer al cuerpo médico porque hicieron un excelente trabajo, siempre estuvieron atentos, corrigiéndome, pendientes de mí en cada detalle y en cada entrenamiento. Es una labor que a lo mejor no se ve pero gracias a ellos estoy acá”, dijo.

Asimismo, y a pesar de no poder culminar su participación en el Apertura, Bracho estuvo presente en el partido de vuelta de la gran final en Caracas, donde se logró la obtención del primer título para el Monagas Sport Club en Primera División, siempre siguiendo muy de cerca el transitar del Club en el camino hacia su primera estrella.

“Gracias a Dios estoy de vuelta con el grupo, ahora toca luchar y ponerme a tono a las órdenes del cuerpo técnico para recuperar mi forma y aportarle mi granito de arena al equipo. Es difícil estar afuera, pero siempre conté con el aliento de mis compañeros, somos una familia y siempre nos estamos apoyando”, exclamó el jugador que disputa su tercer torneo en las filas del elenco maturinés.

De igual forma, el dueño del dorsal “15”, agregó que “nunca dejé de apoyar al equipo fuera de la cancha y ahora estoy aquí ya recuperado. Toca prepararse de la mejor manera para estar al cien por ciento, llegar bien y aportar en cada partido”.

Con los Cuartos de Final a la vuelta de la esquina y la Copa Libertadores en la mira del  próximo año, Bracho afirmó que no descansará para recuperar su ritmo futbolístico ya que en lo físico se ha mantenido trabajando desde el primer día de su recuperación, alegando que poco a poco llegará al 100% de sus capacidades.

“Volver es una gran satisfacción, no tengo palabras para explicar lo contento que me siento. En este momento nos peleamos algo importante y es vital que el grupo se mantenga unido para lograr el objetivo inmediato que es pasar a la semifinal”, destacó.

“Me siento orgulloso de pertenecer a este club y por el apoyo que me ha brindado durante mi recuperación. El doctor Edilio Díaz, Agustín Marín, José Sifontes, el psicólogo Luis Sifontes y todo el cuerpo técnico se han portado como una familia”, manifestó Bracho.

Finalmente, envió un mensaje para la afición por el apoyo que también le han exteriorizado durante el proceso de su recuperación. “Debo enviar un saludo a todos los aficionados del equipo que siempre han estado pendientes de mi evolución. Les pido que sigan confiando en el plantel, seguiremos dando lo mejor para que este equipo siga creciendo y ganando títulos”, sentenció, advirtiendo que la serie frente a Estudiantes de Mérida, que iniciará este fin de semana, será muy dura.

Con la ilusión de volver a jugar, Bracho seguirá exigiéndose al máximo con la gallardía que le caracterizan, todo con la finalidad de recuperar el ritmo futbolístico y estar nuevamente a disposición para dar muestra de su entrega en cada contienda, pues tanto el cuerpo técnico como sus compañeros saben que ahora cuentan con un refuerzo de lujo, uno que siempre estuvo en casa.