Fran Perlo sigue trascendiendo en Panamá

Redacción: Miguel Santana Fotos: Eliecer Airzpua. Los Leones de Panamá rugen con fuerza de la mano con un entrenador venezolano que llegó a suelo centroamericano con el firme propósito de hacerse un nombre fuera de su país. A Francisco Perlo le tocó el difícil reto de conducir técnicamente a la escuadra con menor promedio de edad del balompié canaleño, misión que aceptó sin ninguna objeción. Han transcurrido cuatro meses desde que el ex técnico de Costa del Este aceptó su segunda gran responsabilidad profesional fuera del territorio vinotinto, pero en esta ocasión con condiciones diferentes, casi todas adversas. Pocos creían que un equipo tan joven trascendería con determinación, pero en la mentalidad del venezolano nunca hubo espacio para pensar en limitantes. Tiempo después, los números son claros: es líder e invicto en 10 duelos. “Fran” lo ve todo desde arriba, montado en la azotea de su agrupación, pero sabiendo que a partir de ahora todo cambia, porque clasificar a los play off del certamen balompédico panameño lo invita a dar el doble en relación a lo hasta aquí exhibido. El ascenso a Primera es su gran anhelo.

Muy lejos de su casa, pero cada vez más cerca de hacer sus sueños realidad, cada punto cosechado es una muestra de arduo trabajo, tanto dentro como fuera de su hábitat natural: una cancha. Todos los días, sus pupilos entrenan a máxima intensidad y se acercan a mostrar lo que él pretende, pero cuando termina la hora de entregarse sobre el césped, llega el momento de documentarse entre libros, computadoras y consejos. Conversa constantemente con entrenadores de reconocido palmarés, sabiendo que parte del éxito tiene mucho que ver con aprender de quienes han sido sus maestros.

“Hemos tenido que jugar contra nuestros rivales y ante los prejuicios a los que fuimos sometidos antes de iniciar el campeonato. La gente cree que juventud e incapacidad son sinónimos, pero hemos dejado claro que se equivocan. Leones de América es un equipo que está lleno de ilusiones, porque cada jugador que hace vida en esta escuadra quiere demostrar las capacidades que tenemos. Somos un grupo unido, que va siempre hacia adelante. No nos obsesionamos con el ascenso, porque preferimos ir por partido, juego a juego”, aseveró con la misma contundencia que muestra cada vez que se para detrás de la raya a dar orientaciones.

Ya tiene dos años en la tierra de Rubén Blades, tiempo suficiente para conocer a la perfección el nivel al cual se ha enfrentado. Ser parte de un equipo de primera categoría es el próximo paso que espera dar, siempre deseando que todo ocurra con los pupilos a quienes actualmente dirige. De no llegar a ocurrir, sabe que otros conjuntos han preguntado por su nombre debido a la labor que ha desarrollado.

“Todos en la vida tenemos sueños y es importante hacerlos realidad trabajando para poder cumplirlos. Esta institución me abrió sus puertas y estoy entregando el máximo por ella, esperando que pronto seamos un equipo que compita en Primera División. Siempre se los hago saber a los muchachos, porque todo lo que hemos hecho tendrá su premio si mostramos regularidad”, agregó el carabobeño.

Desde Venezuela también le miran con especial atención, porque el universo futbolístico venezolano tiene en Francisco Perlo a un líder con proyección. Pronto acabará la temporada nacional, y su celular ha sonado con llamadas procedentes del lugar que le vio nacer, crecer y desarrollarse; no obstante, está plenamente enfocado en lo que debe hacer, seguir demostrando la valía de su inmenso talento.

“Es un placer que mucha gente se esté fijando en mi trabajo, pero a su vez eso acrecienta el nivel de responsabilidad que debo tener. Mi mente está puesta en lo que podamos hacer como equipo, y después evaluaremos hacia dónde nos lleva el futuro”, develó con total compromiso.

Todavía quedan muchos pasos por dar, y a quienes veían como leones enjaulados, terminaron siendo reyes de su grupo. Pisar con firmeza y determinación es la acción inmediata. El valenciano no cree en nadie, ni siquiera en tropiezos de su interminable camino.