Metropolitanos recibirá a Estudiantes de Caracas

Miguel Santana. Las efímeras situaciones del fútbol permiten analizar al balompié como un deporte de momentos, y Metropolitanos goza de una gran actualidad. Hace una semana, el elenco púrpura transitaba posiciones de zona baja, pero hacer caso omiso a las estadísticas y trascender ante Caracas y Mineros, conjuntos llamados a ser protagonistas del campeonato venezolano, fue la premisa fundamental del cuadro técnicamente dirigido por Rafael Santana, logrando así seis puntos en igual cantidad de unidades disputadas, para ahora trabajar con idéntica intensidad, pero más tranquilidad. Las dos páginas del triunfo fueron pasadas y el libro que los jugadores y cuerpo técnico están escribiendo muestra una página en blanco que está a punto de llenarse con tinta violeta, porque este miércoles los aguarda con un nuevo reto, la Copa Venezuela. Con el Estadio Nacional Brígido Iriarte como escenario deportivo, las siete de la noche de horario y Estudiantes de Caracas en la otra acera, los usemistas quieren cerrar siete días de gloria consumando su clasificación ante el conjunto que milita en Segunda División, que en su último choque empató a uno contra Tucanes de Amazonas. La cancha está servida para presenciar un duelo de alta intensidad.

Aunque los académicos hilvanan cuatro partidos sin conocer la victoria, en la intimidad metropolitana no se fían del rival que milita en la categoría de plata nacional, pues conocen sobre la peligrosidad de jugadores como Luis Ramírez, Norman Cabrera y Enrique Oberto, este último autor del gol en la paridad contra los amazonenses. Es por ello que el experimentado estratega dará oportunidad a nuevos valores de la institución, manteniendo en condición de titulares a algunos elementos quienes habitualmente forman parte del 11 inicial. No haber recibido goles en el duelo de ida es clave, pero los mandamases caraqueños saben que un tanto de la visita los obliga a anotar al menos dos.

Cerrar espacios, cuidar detalles y ser eficaces en zona de resolución, tal cual como ha ocurrido en los últimos 180 minutos, será fundamental para un combinado que no podrá contar con su principal referente ofensivo, Gustavo Britos, expulsado en el primer choque; no obstante, la experiencia de Emilio Rentería y Cristian Cásseres marcará diferencia, así como también la capacidad de crear juego que tienen los jóvenes Santiago Fernández y Drexler Peñafiel. Víctor Rivero y sus atajadas de antología también se harán sentir en la noche coopera, porque aún y cuando los de la Universidad Santa María tienen como prioridad figurar en posiciones vanguardistas en liga, el segundo frente no será descuidado.

“Anímicamente atravesamos un buen momento, pero sabemos que la dinámica del fútbol da poco margen para relajarse, así que desde que se terminó el partido contra Mineros empezamos a pensar en este duelo, entendiendo que la Copa Venezuela para nosotros representa un objetivo importante en el segundo semestre”, analizó el histórico cancerbero, quien ha realizado atajadas providenciales en sus más recientes compromisos.

Dejar su arco inmaculado será la misión a cumplir para el duelo entre semana, para de esta manera intentar imponerse en la llave capitalina y esperar así por otro rival de la gran Caracas, que saldrá del duelo Atlético Venezuela contra Pacairigua Fútbol Club.

Optimistas y devotos de una idea que ha mostrado su entrenador, Metropolitanos quiere dar un paso gigante en su aspiración de estar presente en la próxima ronda. Los próximos rivales del elenco que viste de morado son Estudiantes de Mérida y Deportivo Anzoátegui, también directos en la lucha por estar entre los ocho mejores y entonces estar en la Liguilla.