Metropolitanos visitará al Aragua Fútbol Club

Miguel Santana-Prensa Metropolitanos FC. El metro que transita las vías del Torneo Clausura 2017 conduce al equipo violeta en dirección a su cuarta estación. Maracay, donde se han suscitado grandes acontecimientos deportivos en la historia de Venezuela, abrió sus puertas para cobijar a los caraqueños en el Estadio Olímpico Hermanos Ghersi Páez, escenario propicio para llevar a cabo una confrontación entre dos escuadras ávidas de alegrías. Por un lado, Aragua Fútbol Club necesita imperiosamente sumar para abandonar la penúltima posición del campeonato. Frente a ellos, los de la capital venezolana quieren esfumar cualquier posibilidad de descenso, y entienden que para convencer hay que vencer. Las cinco de la tarde y el sábado se unirán, dando luz a un duelo trascendental.

Convencidos de regresar a casa con un tesoro hallado en la “Ciudad Jardín” e invictos en 270 minutos de juego, el elenco que hace vida en la Universidad Santa María tiene aspiraciones de puestos vanguardistas. Hasta ahora, 20 unidades cosechadas en lo que va de campaña los sitúan dos puntos por encima de zona roja, por lo que cada careo ganado significará una nueva bocanada de oxígeno en el encuentro con la tranquilidad. 

Una parte de la historia, atesorada en el viento de las tardes futboleras maracayeras, regresa al pasado con presente lleno de ansias para volver a avanzar. Rafael Santana Fontes fue el técnico que logró ascender al Aragua, cuando en la temporada 2004-2005, los entonces “achocolatados” vencieron al extinto Deportivo Maracaibo y se situaron en la categoría dorada del balompié vinotinto, para quedarse atornillados a dicho nivel desde entonces. Aquella escuadra contaba con Rafael Santana Segovia de asistente; Luis Morales en la preparación física; Víctor Rivero, cancerbero de la institución capitalina; Josué Santana, ahora colaborador del club caraqueño y Marco Vivas, uno de los hombres más cercanos del reconocido timonel vinotinto. Han pasado 13 años desde aquella gloriosa noche, que aún plasmada en las retinas de dichos protagonistas, hoy es solo un recuerdo de carreteras futboleras.

Aragüeño y capitán del grupo es Anderson Arciniegas, quien en 2006 debutó con su ahora rival de turno. Los 120 kilómetros que separan a Caracas de Maracay se acortan cuando el balón muestra intenciones de pasearse por dos ciudades amantes del deporte rey. Carlos Verdú, Renier Rodríguez e Irwin Antón también fueron “aurirrojos” una vez, por lo que pisarán un campo que conocen a la perfección, con el deseo de triunfar.

“Cuando uno va para su tierra se siente contento y te sube la autoestima, por lo que este partido será muy especial para mí. Aragua es un equipo que en los últimos años se ha caracterizado por darle buen trato a la pelota, así que la clave para nosotros será apelar a la efectividad en momentos decisivos”, dijo Arciniegas.

De la mano con el mismo estratega que hizo sonar su nombre como profesional del balompié, el volante oriundo de Las Delicias volverá al recinto que lo vio nacer, crecer y consolidarse, para recordar épocas de gloria en el firme propósito de sonreír. 

“Hemos venido trabajando con seriedad y compromiso, sabiendo que tenemos la responsabilidad de ser un equipo competitivo, manteniendo el deseo de estar siempre en los primeros puestos, porque para eso nos esforzamos”, agregó. 

Los aficionados del elenco amarillo y rojo todavía recuerdan a un cancerbero nacido en la populosa Caña de Azúcar, quien con sus buenas actuaciones se ganó la aceptación de una barra que por años coreó su nombre. Esta vez volverán a verlo, pero en otro arco.

“El hecho que los dos estemos necesitados de puntos hará que nadie deje nada y encontrarnos en una situación de suma necesidad, hace que este encuentro sea una final, porque consideramos al Aragua como un rival directo”, expresó Rivero, que ha mantenido su valla inmaculada en tres duelos, dos del segundo semestre liguero y uno de Copa Venezuela.

Lo que parecía difícil de alcanzar comienza a tomar forma. Metropolitanos nunca ha vencido al conjunto representante de la entidad vecina, pero del mismo modo que ocurrió en Barinas, el ambiente de unión y camaradería emana olor a victoria. Darlo todo y sacar máximo provecho de cada opción a gol será clave para dar el jaque mate.