Rodríguez: “Le doy gracias a Zamora FC por abrirme las puertas”

Rebeca Melo-Prensa Zamora FC. Detrás del once titular, los suplentes y cuerpo técnico, hay personas que son piezas claves en el éxito de un equipo campeón. Uno de esos héroes anónimos que velan por el cuidado de los futbolistas es: Henrry Rodríguez, kinesiólogo de Zamora Fútbol Club.

La formación del Kinesiólogo le permite intervenir en la recuperación y rehabilitación psicomotora de una persona, mediante la aplicación de técnicas y procedimientos de naturaleza física. Henrry, quien es enfermero de profesión, desde hace algunos años ejerce como kinesiólogo blanquinegro.

Hace seis años exactamente, llegó al equipo como enfermero y con el pasar del tiempo fue adquiriendo otro deber, él mismo así lo manifestó: “Llegué como enfermero, no tenía ningún tipo de conocimiento en la rama y a raíz de estos seis años en el equipo, me he especializado en materia deportiva, he hecho cursos, he estudiado en distintas partes del país y he adquirido conocimientos que me han permitido llegar a donde ahora estoy”.

Con respecto al equipo y jugadores, quienes parte de su desempeño se lo deben al trabajo del kinesiólogo, dijo que: “Le doy gracias a Zamora FC por abrirme las puertas, por darme la oportunidad de trabajar aquí. He conocido personas importantes en el mundo del fútbol como técnicos y futbolistas, pero mi mayor agrado es ver a esos jugadores que una vez atendí, estén triunfando hoy en el exterior”.

Asimismo, hizo referencia al grupo de personas que comparten con él parte de su trabajo, a quienes agradece el apoyo y les atribuye varios de sus logros: “El grupo de médicos del equipo es excelente, David Fermín, Carlos Fasciana y José Melo, todos trabajamos juntos para así ser mejores cada día”, aseguró.

A su vez, habló también de esa relación fuera del campo de juego entre jugador-kinesiólogo: “De verdad, es excelente. Nosotros pasamos a ser sus confidentes, ellos (los jugadores) aprovechan el momento en el que están en camilla para desahogarse. Es una relación que va más allá del kinesiólogo y el jugador, o el médico y el paciente. Terminamos siendo sus amigos”, finalizó Henrry.