Los JJOO conocerán su destino en un mes

Angelo González,. Pasión X El Deporte.- La gravedad de la situación por la crisis mundial del Coronavirus, obligó al Comité Olímpico Internacional a dejar a un lado el orgullo y humanizarse ante esta pandemia para buscar una solución sobre si o no, realizar los Juegos Olímpicos Tokio 2020, que tienen previsto iniciar el próximo 24 de junio. 

El COI, en una reunión telemática de urgencia de su Ejecutivo convocada desde Lausana (Suiza), dio a conocer la noticia, que están evaluando las posibles fechas a realizar Tokio 2020. Todo esto, tras encontrase acorralados por la presión internacional de comités olímpicos nacionales, jugadores de renombres y socios de la organización. 

Ya era momento de hacer lo correcto. Hace tiempo que se superaron las razones morales, miles de muertes en todo el mundo, eventos deportivos suspendidos y, por si fuera poco, los protagonistas de este magno evento no pueden entrenarse debido a la cuarentena. A esto también se le suma, la cantidad de dinero, que se necesita invertir en este evento y que más de un patrocinante interesado ha dado su opinión de suspender las olimpiadas. 

Hay que ser consciente, si se llegan a realizar los juegos en la fecha estipulada y con los acontecimientos actuales, serían unos JJOO con pocos ánimos y con un mal sabor de bocas, al no encontrarse en disputa los principales países potenciales, como EEUU y España. 

El COI se da un plazo de un mes para determinar por cuál escenario se decide. Tres son las posibilidades: retrasarlos al otoño, llevarlos a 2021 o a 2022. Sin embargo, el gobierno de Japón tendrá mucho que decir, al ser la nación local del hecho deportivo. 

Suspender los Juegos Olímpicos es lo más sensato. Sabiendo la situación mundial por el COVID-19, no habría ningún reproche por parte de la fanaticada por tomar esta decisión, debido a la gravedad ocasionada por coronavirus. Cuando todo el caos cese, se busca una fecha indicada y sin riesgos, pero por los momentos, lo más importante es humanizarse y cuidar la salud de los deportistas, para así, mostrar un gran espectáculo como nos tienen acostumbrados. Esperemos, que la respuesta tomada por los organizadores de los JJOO, sea la mejor para todos.