Cordero: “Esta vez estoy mentalmente mejor preparada”

Andrés Henríquez. Anécdotas van y vienen en la historia deportiva y de vida de Adanys Cordero, hoy por hoy la atleta de más jerarquía y experiencia en la selección nacional de taekwondo, y más cuando se trata de un Campeonato Mundial o cuando se refiere a competencias y/o preparaciones en la cuna madre del taekwondo, Corea, donde en las próximas horas afrontará el que quizá sea su último mundial en defensa de los colores de Venezuela.

 “Miro atrás y tengo tantos recuerdos bonitos de Corea, unos en los que he llorado, otros en los que me he dispuesto a ser mejor cada día y hoy me doy cuenta de cuánto he crecido como atleta, como persona y como mujer. No hay absolutamente nada por lo que cambiaría cada preparación y cada competencia aquí en Corea”,refiere Cordero, titular de los -62kg del  equipo nacional.

Fue justamente en suelo coreano, en sus inicios en el equipo nacional, donde Adanys logró una de las medallas más significativas en lo personal ante una de las más grandes competidoras coreanas de todos los tiempos.

“De verdad que el Open de Corea del 2009 ha sido para mí una competencia única. Llegué a la final con una coreana que era una máquina, muy fuerte, muy rápida, pero yo estaba allí, dándome con ella sin pensar en más nada que no fuese ganar. Al final perdí, pero me sentí tan satisfecha conmigo misma por la magnitud de pelea que hice. Son muchos los que pelean en Corea, muy pocos los que se llevan una medalla de esta tierra en taekwondo”.

Aquel combate librado por la venezolana fue nada más y nada menos que ante la legendaria Hwang Kyung-seon, considerada como la mejor -67kg de todos los tiempos. “Me di cuenta después de la pelea que era ella, tenía el cabello cortico, no la reconocí en ése momento”, recuerda Ada.

En su palmarés, la mirandina de nacimiento ha subido al podio consecuentemente en el 90% de la totalidad de los eventos durante dos ciclos continuos, sumando hasta ahora tres participaciones en Campeonatos Mundiales desde Copenhaguen 2009, pasando por Puebla 2013 hasta llegar a Chelyabinsk 2015.

“Para el mundial del 2009 tenía más miedo que ganas de vivir pero fue la experiencia más agradable de mi vida deportiva. En Puebla iba bien, pero en un momento del combate me fui y eso me pasó factura. En Rusia no es excusa, pero el día que me tocó pelear murió mi abuela y yo quería hacerlo tan bien para honrarla que estaba ansiosa y creo que eso me costó el combate, además de cometer ciertos errores. En el taekwondo gana el que menos se equivoca.”

Después de Chelyabinsk 2015 y de una ardua lucha por  hacer el equipo olímpico que buscaría los boletos a Río, Adanys fue la dama de mayor rendimiento en la preparación entre 2015 y marzo de 2016 realizada por el taekwondo criollo en Corea del Sur, un entrenamiento que estuvo previamente condimentado con el primer gran logro de la venezolana en suelo europeo: el título en el Abierto de Croacia 2015.

“Creo que vengo más madura al mundial, con más experiencia, siento que mentalmente estoy mejor preparada que en años anteriores y vengo dispuesta esta vez por sobre todas las cosas a disfrutar éste campeonato al máximo y luchar hasta el final para lograr las metas propuestas. Independientemente del resultado me siento súper feliz, satisfecha con todo el trabajo que he hecho a través de toda mi carrera deportiva y en todas las competencias”.