Stefany Ortega, del atletismo al taekwondo

Andrés Henríquez. La historia de Stefany Ortega, la joven que le dio la única medalla a América en el taekwondo de los Juegos Sordolímpicos celebrados en la ciudad turca de Samsun recientemente, no empieza propiamente en un dojang practicando patadas o poomsae. Todo lo contrario.

En el año 2009, Ortega, natural del estado Anzoátegui, cuna del taekwondo criollo, dejaba a un lado sus ocupaciones para sentarse a observar las clases de los maestros Jonás Rodríguez y Rafael Navas,  entrenadores que en su haber cuentan como formadores de base de atletas de estirpe internacional en taekwondo como Virginia Dellán, Carlos Rivas y Adriana Martínez.

“Ella entrenaba atletismo, era una niña con muy buena velocidad, resistente, fuerte. Recuerdo que se quedaba en las tardes a ver los entrenamientos en las afueras del dojang de la Escuela de Talentos Deportivos de Anzoátegui y un día Rafael (Navas) le dijo que si quería entrenar con nosotros”, rememora el sabonim Rodríguez, hoy uno de los entrenadores del seleccionado nacional juvenil de la disciplina.

Cuando Stefany empezó a hacer taekwondo, rápidamente mostró su maestría deportiva ejecutando casi a la perfección, con soltura, potencia, fuerza y velocidad las técnicas básicas del combate.

“Nosotros en ése momento vimos que tenía madera para ser buena en combate, y aparte ella hacía poomsae. Entonces hicimos todo lo correspondiente al papeleo para cambiarla de atletismo a taekwondo en la Escuela de Talentos y gracias a Dios no nos equivocamos”, prosigue por su parte el profesor Navas.

Ortega ganó con solvencia la primera competencia estadal a la que asistió con muy poco tiempo y practica de taekwondo encima, siendo éste un torneo contra atletas convencionales. Eso la animó y le dio un plus de confianza para lo que vendría poco tiempo después: su primera participación internacional.

DEBUT SOÑADO

Venezuela fue sede del Campeonato Mundial de Artes Marciales para Sordos en la Isla de Margarita en el año 2012, una competencia para la que el maestro VII DAN George Kahakajian estaba confeccionando un equipo que dejara bien parado al taekwondo criollo.

“Nosotros nos enteramos que el maestro George necesitaba una atleta femenina y decidimos mandar a Stefany para que se concentrara en Barquisimeto de cara a ésa competencia y para nuestra alegría, siendo ésta apenas la segunda competencia que ella afrontaba como taekwondista, logró la medalla de bronce en un mundial. Eso para nosotros fue grandioso”, continúa Navas.

En ése momento, el maestro Kahakajian  guió al combinado criollo a colgarse tres medallas de bronce que reivindicaron el trabajo con el equipo sordolímpico de taekwondo que ya había iniciado años antes, con la primera participación venezolana en contiendas promovidas por los entes para atletas con discapacidad auditiva, como lo fue el Campeonato Mundial de Artes Marciales para Sordos en Tolouse, Francia en 2008, donde Rafael Suárez fue el único participante.

“Nosotros vimos el rápido ascenso de Stefany  y gracias a su esfuerzo y el de todos sus entrenadores, los de desarrollo y los de alto rendimiento como el maestro Kajakahian y Nahum Zambrano, hoy podemos decir que tenemos una nueva medallista sordolímpica, la primera mujer”, recalca por su parte la Profa. Neida Quezada, secretaria general de la Federación Venezolana de Taekwondo.

VENEZUELA, ENTRE LOS MEJORES

El bronce de Stefany en los -57kg fue la única medalla de América en Samsun, donde el torneo de taekwondo albergó a 182 competidores en defensa de 22 países, lo que constituyó un logro que trasciende las fronteras de Venezuela.

“Para nosotros como deporte esto es algo simbólico, emblemático. Recuerdo cuando Adriana Carmona hizo su primer bronce en Barcelona 1992 y luego plata en el mundial en Nueva York 1993, siendo una jovencita, también de Anzoátegui, como Stefany. Es un orgullo muy grande para todos poder decir que en el taekwondo convencional y sordolímpico, así como en el para-taekwondo, somos un país que siempre da pelea pese a las dificultades presupuestarias y de participación que tenemos para competir internacionalmente”, acota por su parte el maestro Hung Ki Kim, presidente de la Federación Venezolana de Taekwondo.

Venezuela suma dos medallas de bronce en Juegos Sordolímpicos tras las conquistas de Freddy González (-68kg) en China Taipei 2009 (bronce) y la reciente medalla de Ortega (-57kg) en Samsun, siendo hasta ahora, junto a Puerto Rico, Argentina y México, los países con mejores registros sordolímpicos desde que se incluyó el taekwondo en la magna cita deportiva universal para atletas con discapacidad auditiva hace tres ediciones.