Barcelona comienza a limpiar la casa: Fuera Abidal

Por: Angelo González (@angellogonza05) – Pasión X El Deporte.-

Eric Abidal es el segundo en salir tras una patética temporada del FC Barcelona en el 2020, siendo el ex jugador francés el director deportivo del club y uno de los responsables de los malos fichajes y erróneas decisiones dentro del club.

Era más que obvio la destitución del estratega Quique Setien del banquillo del cuadro blaugrana, era algo más que promulgado por todo el mundo catalan, además, era un fichaje que no debió pasar. 

¿Por qué? Fijense.

Setien llegó al barcelona para tapar los huecos de un mal proyecto de la directiva del Barcelona acompañada por Eric Abidal, sin embargo, Setien solo fue como un parche para un hueco en uno de los cauchos del ferrari, para uno nada más, pero no era el apropiado ni el más adecuado ni siquiera para un hueco.

Quique Setién

Con esta hipótesis se quiere llegar a explicar el paso del ex estratega del Barca. Setien no estaba capacitado para ser el mandamás del Barcelona, no tenía la voz de mando, la esencia de líder, ni se le veía la capacidad para dominar a una plantilla repleta de estrellas comandadas por el astro argentino Lionel Messi.

Un entrenador con una trayectoria en equipos chicos, Las Palmas, Betis, Guinea Ecuatorial, no es el más apropiado para estar en la envergadura de un grande del mundo, ni por más confianza que se le tenga. No se podría esperar que un entrenador de este renombre pudiera ser el salvavida de un Barcelona caótico. Aquí el primer error de Abidal como Director Deportivo.

La salida de Eric Abidal, quien fue secretario del Barca era algo que todo pedían a gritos. Dos años después de tomar un puesto importante en la directiva del club, el francés dejó su cargo para hacerse un lado, siendo un culpable claro de lo acontecido en el equipo español. Si bien tuvo conocimiento en el fútbol francés, no alcanzó concretar fichajes necesarios para el equipo. Además, el principal objetivo por el cual el club lo trajo no lo cumplio, el  mantener una relación amena con la plantilla siempre fue algo que no se le dio a Abidal, quien en más de una oportunidad discutió con los capitanes entre esos Messi. 

De izquierda a derecha: Josep Maria Bartomeu, Quique Setién y Eric Abidal

De fichajes, poco que decir sobre Abidal. En la temporada 2018-19 llegó Arthur Melo, firmado por Robert Fernández, ex director deportivo,, lo mismo que Clement Lenglet, Malcom y Arturo Vidal. Y para la temporada 2019-20, la llegada de Frenkie de Jong fue una operación de club, gestionada personalmente por el presidente Josep Maria Bartomeu. Algo parecido se puede decir de Griezmann. El resto de incorporaciones, también de cara al futuro, fueron: Emerson (conjuntamente con el Betis), Junior, el intercambio Neto-Cillessen con el Valencia, y el fichaje de emergencia de Martin Braithwaite, estas si se les “agradecen” al francés, así como la de Setién.

Pero la raíz del problema no se ha cortado, la del Presidente Josep Maria Bartomeu, quien junto a sus manos derecha son los principal responsable del mal manejo del Barcelona, que si no lo acomodan podría pisotear aún más la reputación de un histórico club.

Si quieren limpiar la cara del Barcelona, deberán salir de jugadores que no dan la talla ya como Pique, Suarez, Vidal, Busquets, y arropar a Messi de jugadores frescos y talentosos, solo así podrían levantar las velas del barco y navegar nuevamente, hasta que las elecciones se avecinen y Bartomeu salga.

Comparte en tus redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Recientes