La química en el Caracas de Henry Meléndez es otra

Escrito por: Pablo Rondón – Comunicaciones Liga FUTVE

Borrón y cuenta nueva, así inició el ciclo de Henry Meléndez como conductor del difícil banquillo del Caracas, que asumió un elenco al que rápidamente debía cambiarle la cara de una pálida ronda regular, en la que los suyos cerraron en la casilla 11 con 36 puntos. La química debía ser distinta en el inicio de la Fase Final B, y de entrada fue así al batir 2-0 a La Guaira, uno de los conjuntos que llegaba de mejor forma a la instancia.

La prioridad del “Ingeniero” se hizo sentir en el campo de juego, ya que la oncena conquistó un importante triunfo en su objetivo de ir a la Copa CONMEBOL Sudamericana. “Esa química se buscó cambiar desde la búsqueda de la competitividad interna, fue lo que traté de encontrar desde el primer día. Hacer un reseteo, sobre todo emocional, de oportunidades, hacer sentir a todos tienen la oportunidad de volver a estar y hacer sentir a todos participes de lo que podamos lograr de aquí en adelante y esto fue una muestra de ello”, nos aseguró el DT de 38 años.

Para ello, no varió mucho en el trabajo táctico, pues recogió lo dejado por el cuerpo técnico que encabezó Francesco Stifano. “La dinámica del equipo viene a partir de allí, a quienes estaban acá antes se les debe mucho de lo que nos pasó a nosotros, su trabajo era muy bueno y soy fiel a lo que digo, los admiro, respeto y simplemente era darle continuidad a muchas cosas que se venían haciendo, por supuesto había que dar el toque que uno como entrenador siempre le pone a los equipos que le toca manejar y potenciar la unión grupal”, describió el mirandino.

Con experiencia en las categorías inferiores de varios conjuntos de la capital del país –incluyendo los propios “Rojos del Ávila”, en los que tiene dos ciclos como estratega de la categoría reserva,de la Liga FUTVE Promesas-, además de estar al frente de los primeros planteles de Atlético Venezuela y Zulia, lo que le dictaba el reto era justamente tener la capacidad pasar la página y enfocar a su nómina hacia lo que viene.

Hecho cumplido, para sorpresa, desde el principio. “Desde el primer día, se lo agradecí al grupo previo al juego, fueron 11 sesiones de entrenamiento, diez días de un nivel muy alto, desde la entrega interna, se los dije a ellos, que tenía una admiración de lo que era el grupo estando por fuera, la recalqué y la subí ahora por lo que se generó en el día a día, fue una locura lo que fue cada entrenamiento, la intensidad era del más allá y a partir de ahí era cosechar lo que se empezó a cambiar y este plantel asumió la responsabilidad de lo que había pasado y era volver a reconfiar en ellos, en el que estaba al lado y mirar hacia adelante”, detalló

Parte de los resultados se refleja en el gol anotado por uno de los elementos más notables que posee, el internacional Vinotinto Edson Castillo, junto al cancerbero Alain Baroja, quien viene de estar en el combinado junto al seleccionador nacional José Néstor Pékerman en la más reciente fecha FIFA. Notas muy altas que esperanzan a la institución de la Cota 905, en la capital del país.

LA MANO DE MELÉNDEZ

Pero no todo fue fortalecer lo hecho previamente en el Caracas, Meléndez debía dejar constancia que su mano traería modificaciones positivas dentro la oncena y para ello se basó tanto en los planteamientos de juego, como en futbolistas a los que decidió apostar, como Luis David González, volante que tomó el puesto de Juan Pablo Añor en el XI Titular frente a los litoralenses.

En primera instancia, explicó que “nuestra primordial primesa que veníamos manejando desde inicio del juego era la presiones muy altas, recuperar balones en campo contrario, defender hacia adelante y esa destrucción que hicimos en la fase de inicio de ellos, que es un equipo que sale muy bien,  tiene una variante poco atípica para lo que es nuestro fútbol en el juego elaborado desde su arco. Cortar esos circuitos, hacer que desde el primer momento ellos tuvieran que dividir, eso nos iba a hacer sentir fuertes, nos iba a dar mucha confianza y de cara a lo que se venía dando nos permitió justamente defender hacia adelante, recuperar en cancha contraria, a partir de eso los circuitos de ellos tenían que depender de pelotas más largas”.

Además, el encuentro tuvo variantes que finalmente favorecieron a los colorados. “la expulsión de Carlos (Olses –portero de La Guaira, antes del primer gol avileño-) fue un poquito más manejar los tiempos del partido, no terminamos concretando opciones que fueron muy claras y tenemos que seguir trabajando en cuanto a eso porque tenemos jugadores en ese último tercio de cancha que llegan de manera muy fácil por la velocidad, como es Bonsu (Osei), Ade (Oguns), el mismo (Manuel) Sulbarán, que son desequilibrantes y deben ser finos a la hora de terminar”, como dio a conocer.

Entre tanto, el mediocampista de 24 años es un hombre de su confianza, por lo que conoce de él desde su trayectoria. “Lo de Luis es conocido por mí desde hace rato, fue fundamental en esa reserva que quedó campeón con el Caracas en 2019, lo conozco desde hace muchos años, tiene mucha confianza y creo que por eso, por los años que ha trabajado conmigo, sacó su mejor versión durante la semana y no hubo duda, no solamente por tener que descansar a Juan Pablo sino por la capacidad que él tenía de solucionar muchas de la situaciones que se iban a presentarse en el partido”, dijo Meléndez.

Pero eso no queda solo en esta oportunidad, porque todo indica que será de la partida durante la Fase Final B. “Lo de él no debe ser sorpresa, debe ser de aquí en adelante será un punto de partido, nos brinda muchas cosas que estoy seguro aportara al equipo de manera importante”, avisó el timonel del 12 veces campeón del país.

El reto es mantener esa forma en los siguientes juegos, como el que se dará en la segunda fecha en Barinas contra Hermanos Colmenárez. No pretende ver en qué escenario jugarán. “Más allá de lo que cada rival plantea, como club tenemos una responsabilidad que es tener una identidad clara dónde vayamos. Más allá de modificar algunas cosas que puedan darse de cara a lo que es el rival al que enfrentamos, eso te lo da cada contrincante, pero hay cosas que se deben mantener y eso nos va a permitir sin importar sin ser visitantes o locales, ese plus que nos está dando el fútbol y ser fuertes en ambas facetas”, matizó.

REPETIDORES DEL MENSAJE

Castillo, Baroja, Rubert Quijada, Carlos Rivero, Carlos Suárez, entre otros, son jugadores del que todo mandamás debe fundamentarse para sacar a su equipo adelante, debido a la jerarquía que poseen y porque a fin de cuentas, pueden hacer que los objetivos del grupo sean más comunes.

Así lo ve Meléndez, quien de todos modos sabe que toda su nómina la debe tratar por igual. “Lo primero que se dejó claro es que el mensaje es igual para todos, es colocarlos a todos en el mismo lugar, desde la forma que tengo de llevar a los equipos, el respeto que doy a cada jugador sin importar sí es el más chamo o el más grande, es una de las principales puertas que se abren para que todos se sientan importantes”, indicó.

En su carrera ha tenido a su mando jóvenes, pero también pudo dirigir a Grenddy Perozo, Edder Farías, Jesús “La Pulga” Gómez, quienes poseen el peso dentro de la Liga FUTVE y que le hacen tener ese conocimiento de cómo sacar adelante a los suyos.

“El contar con jugadores que son sumamente importantes para la plantilla, es más fácil llevar el mensaje porque sí ellos están convencidos, son multiplicadores y siempre dentro del grupo que uno sea quien lleve ese mensaje da mucha fuerza. Lo que buscamos es convencer no solo a los chamos sino a los más grandes de cuál es el camino y a partir de ahí sean los multiplicadores de lo que estamos buscando”, soltó el entrenador de la divisa más laureada del balompié criollo. /

Comparte en tus redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Recientes