Luis Sojo: “Dirigir en Venezuela siempre es mi primera opción”

Prensa LMBP – Cuando Luis Sojo dirija su primera práctica con Caciques de Distrito en la Liga Mayor de Béisbol Profesional se pondrá fin a una espera de ocho años y seis meses. Ese habrá sido el tiempo transcurrido desde la última vez que el miembro del Salón de la Fama de la pelota rentada local ejerció como manager de un equipo en el país.

El regreso del timonel campeón con Navegantes del Magallanes en la Liga Venezolana de Béisbol Profesional en la temporada 2012-2013; y primer criollo en ejercer como mandamás de Tigres del Licey (2020-2021), el club con mayor cantidad de títulos en LIDOM y Series del Caribe, era una asignatura pendiente para él, pero también para el deporte.

“La disposición de dirigir y trabajar en mi país siempre es mi primera opción, definitivamente”, dijo Sojo a LMBP.com a través del hilo telefónico desde Miami, ciudad donde pausó por algunos minutos sus compromisos como analista del Clásico Mundial de Béisbol para repasar la llegada y los anhelos como líder de la tribu. “El año pasado fui a dos juegos de la liga y hubo un primer acercamiento con el equipo. Tras terminar la temporada me contactó la directiva, tuvimos un par de reuniones, y me llamó mucho la atención la visión y misión que tienen como organización. Yo trabajo con proyectos”.

El piloto de 58 años de edad tuvo su más reciente travesía con el rol en los terrenos venezolanos con Tigres de Aragua, en el ruedo 2013-2014 de la LVBP. Anteriormente comandó a Cardenales de Lara durante cuatro campañas (2005-2006 y de la 2007-2008 a 2010-2011), previo a iniciar una ruta en el navío que inició siendo instructor de tercera base, siguió como coach de banca y culminó como mandamás entre las zafras 2011-2012 y 2013-2014.

Caciques culminó la ronda regular de la contienda anterior -su primera como franquicia de expansión- con récord de 20-22- en el antepenúltimo lugar de la tabla de posiciones de la LMBP. Como parte de los movimientos realizados por Domingo Carrasquel -nuevo gerente general- la divisa aborigen contrató al capataz; firmó desde la agencia libre al lanzador derecho David Martínez y al utility Jecksson Flores; y adquirió vía cambio al infielder Ronny Cedeño, al receptor Oscar Hernández y al relevista diestro Arcenio León.

“Estamos viendo una nómina muy interesante de peloteros. Más allá del tiempo fundado de la organización, considero que lo verdaderamente importante es conformar un equipo de acuerdo a las piezas que se están engranando, no importa si tienes dos o 15 años en una liga”, expresó Sojo.

“En el caso de Ronny pienso que puede ser uno de los grandes líderes, será fundamental para llevar ese clubhouse con los jóvenes que están ahí. Flores ha demostrado con Cardenales que es un jugador aguerrido, que puede ser una gran adición para Caciques en lo que respecta al liderazgo, siendo uno de los peloteros en mente para lograr cosas grandes con el equipo.  Martínez es un muchacho con experiencia en Grandes Ligas. Solo estoy esperando verlos en los entrenamientos para saber cómo se encuentran de condiciones”.

Con respecto a las prácticas, el petareño indicó que una vez se oficialice la fecha de inicio del campeonato 2023, prevista para la primera quincena de mayo, propuso a la gerencia indígena una pretemporada no mayor a las tres semanas para lanzadores, y de dos semanas para los jugadores de posición.

“Yo creo que con tres semanas estaremos bien. De hecho, lo consulté con (el coach de pitcheo Oswaldo) Peraza, porque los pitchers necesitan estar muy bien físicamente, amoldando esos brazos, de manera que cuando tiremos el primer partido de la temporada, ellos puedan ir ya a unos 75 u 80 pitcheos”, glosó Sojo, que conectó 1.007 imparables en la LVBP como pelotero activo.  “Que sea una primera apertura de acuerdo a los entrenamientos que se lleven. No me gustan las prácticas largas, porque los peloteros se ponen ansiosos antes de empezar”.

FORTALECER DEBILIDADES Y ARROPARSE CON EL STAFF

La ofensiva indígena tuvo una particularidad el certamen anterior. A pesar que culminó con el mejor promedio de bateo colectivo (.294), fueron el tercer equipo que menor cantidad de carreras anotó (197) y el último en jonrones conectados (siete en 42 juegos) igualado con Samanes de Aragua. Desde la perspectiva de Sojo, en la gerencia apuntan a mejorar este déficit.

“En las reuniones con la directiva esa surgió como una de las debilidades. Fue un equipo que no daba batazos de largo alcance, no tenía producción de carreras, y ese ha sido el enfoque: buscar importados de poder en las esquinas tanto del infield como del outfield”, reveló. “La gerencia está haciendo el trabajo con base en las debilidades y yo estoy muy contento con el plantel que hasta los momentos estamos presentando. Ya lo que queda es ejecutar, hacer las pequeñas cosas para obtener las victorias”.

Entre el grupo de foráneos anunciados a la fecha, todos son dominicanos: los lanzadores Eduard López, Richelson Peña y Rhiner Cruz, además del jardinero Andy Vásquez.

“A Cruz lo conozco. A él lo vi lanzando en dominicana con el Escogido cuando estuve por allá y también lo dirigí cuando fui manager de España, así que lo conozco muy bien, es un fajador. Con respecto a los demás, tengo plena confianza en el trabajo que está haciendo la directiva”, puntualizó. “A López lo vi lanzar en la Serie del Caribe (con Colombia), me llamaron para preguntarme qué me parecía. Acá estamos todos en la misma página, nadie está tomando decisiones arbitrarias. Lo estamos haciendo minuciosamente para conformar el mejor equipo posible”.

En lo referente a la confección del cuerpo técnico, Sojo aprovechó la carta libre que le otorgó la oficina capitalina para traer como acompañantes a personas de dilatada experiencia, que tuvieron una marcada influencia en su trayectoria. Como son los casos de Franklin Túa (coach de banca), Oswaldo Peraza (pitcheo), José Sivira (bateo), Luis Colmenares (bullpen), Iván Muro (primera base) y Johan Ocanto (tercera).

“Peraza estuvo con el equipo el año pasado y me comentaron que quedaron muy contentos con su trabajo. Él jugó conmigo, también formó parte de mi staff cuando dirigí a Cardenales de Lara, es decir, lo conozco. Túa es una persona muy influyente en mi carrera, sobre todo cuando yo era joven. Cuando llegué a Cardenales como jugador, él era coach. Son personas con las que tienes que trabajar porque sabes que te van a aportar.”, aseguró. “Sivira estuvo conmigo en el ciclo olímpico (como seleccionador de Venezuela), al igual que Muro. A Colmenares lo conozco desde hace muchos años, cuando estuve con Magallanes él me acompañó. Es un grupo de técnicos en el que tengo extrema confianza, porque sé lo que me van a aportar, y lo que van a llevar al equipo. Sobre todo, en la responsabilidad y disciplina, que para mí son importantísimas”.

LA PROYECCIÓN DE LA LMBP

Para Sojo, que también dirigió en México tanto en invierno con Cañeros de Los Mochis en la 2015-2016 -disputando una final- y Águilas de Mexicali (2018-2019) como en verano, con Toros de Tijuana (2016), la LMBP representa una vitrina ideal, porque combina a los dirigentes de mayor experiencia como él, Carlos García (Líderes de Miranda), Marco Davalillo (Centauros de La Guaira), Mike Rojas (Samanes de Aragua) o José Offerman (Delfines de La Guaira), como a aquellos que están comenzando su carrera como Víctor Gárate (Senadores de Caracas), César Izturis (Guerreros del Caribe) o Robert Pérez (Marineros de Carabobo).

“Es un excelente escenario, porque, aunque en los casos de Izturis y Pérez serán sus primeras experiencias, son personas que están apostando a la liga. Es importante darle ese espaldarazo a un circuito que está naciendo, porque a medida que pasan los años se ve más fortalecida y competitiva”, afirmó el cinco veces ganador de Serie Mundial como jugador. “El béisbol está muy difícil ahora en los Estados Unidos, y esta es una opción para los peloteros de poder jugar en una liga naciente y que pueda ser estilo México. Ellos tienen una liga de verano muy exitosa, y obviamente las comparaciones son odiosas, pero quien quita que en un futuro tengamos 15 o 16 equipos, porque nosotros tenemos demasiado talento en nuestro país”.

Sojo tiene una meta compartida con todos los integrantes del circuito de verano.

“Una de las cosas que me gustaría ver es al (pelotero) venezolano, que no esté en una organización de Grandes Ligas, pueda quedarse en Venezuela como una opción, y no irse a México o a una liga independiente. ¿Es un trabajo duro? Sí, pero no imposible”.

Comparte en tus redes

Buscar
Recientes