Ronald Acuña Jr. regresó luego de un largo proceso de rehabilitación

Ronald Acuña Jr. salió de la lista de incapacitados el jueves por la tarde y poco tiempo después estaba ocupando su habitual lugar de abridor en la alineación de los Bravos de Atlanta, como jardinero derecho, contra los Cachorros de Chicago, en el último juego de una serie de tres desafíos en el Truist Park.

El regreso de Acuña se produjo una semana antes de lo que en principio había sido anunciado y más de nueve meses después del desgarrarse que sufrió en el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha, durante una jugada en el outfield del loanDepot park, el pasado 10 de julio, en un encuentro contra los Marlins de Miami.

“Realmente fue un proceso largo y complicado”, apuntó antes de su primer partido de 2022, de acuerdo con la reseña de la agencia AP. “Estoy muy emocionado de estar de regreso”.

El estelar patrullero se fue de 5-1, con un par de bases robadas, en el triunfo de Atlanta 5-1 contra los oseznos.

Durante su estadía de seis desafíos en el Gwinnett (Triple A), entre el 19 y el 27 de abril, para terminar de ponerse a tono, Acuña se fue de 19-7 (.368), con seis boletos y seis ponches, pero quizás su estadística más importante tuvo que ver con sus tres estafas en tres intentos, además de mostrarse solvente cubriendo terreno hacía ambos lados del jardín derecho, lo que de alguna manera demostraba que la rodilla se encontraba recuperada del proceso quirúrgico para corregir la peligrosa lesión.

De acuerdo con el reporte de MLB.com, el gerente general de los Bravos, Alex Anthopoulos, llamó al venezolano el miércoles, con la intención de conocer si estaba preparado para retornar a las Grandes Ligas.

“Sabiendo que tenía un juego en Gwinnett, dije: ‘Sí, estoy listo para jugar’. Y él replicó: “No, no, ¿estás listo para jugar aquí (Atlanta) mañana?’. Respondí: ‘Oh sí, vamos ahora mismo, estoy listo’”.

Sus primeros tres turnos llegaron contra el zurdo Drew Smyly, su excompañero, un especialista en curvas. Entregó el primer out del partido para los Bravos con un roletazo por la antesala, en medio de una salva de aplausos. En el tercero vio pasar el tercer strike en cuenta de 3-2; en el quinto se embasó en una jugada de selección, tras golpear un rodado al campocorto y poco después llegó a salvo a la intermedia, en una jugada de doble robo.

En el séptimo, aprovechó el primer envío del relevista Scott Effross –una slider a 79,6 millas por hora- y lo llevó a la banda contraria, para apuntarse su único imparable de la noche. En ese inning se estafó su segunda almohadilla e igualó en el liderato del equipo con Dansby Swanson.

“Creo que el nivel de adrenalina estaba al máximo”, dijo Acuña después de su actuación. “En esos primeros turnos al bate, no pude contenerme. En las últimas visitas al plato, sentí que podía controlar un poco mejor las emociones. Pero fue realmente emocionante”.

En el octavo abanicó la brisa, para concluir su esperada reaparición con Atlanta.

“Sentí como si me hubiesen llamado de nuevo a las Grandes Ligas”, confesó.

Se esperaba que el joven, de 24 años de edad, comenzara como designado y luego progresivamente ir al outfield. Pero, el mánager Brian Snitker prefirió colocarlo de inmediato en el terreno. Aunque existe un minucioso plan para irle llevando de manera progresiva.

Acuña descansará este viernes, en el inicio de una gira de seis juegos que arranca en Texas, contra los Rangers, y más tarde en Nueva York, donde Atlanta se medirá a los Mets.

Regresará a la alineación para el compromiso del sábado por la noche contra los texanos y luego volverá a descansar el domingo, pues, en principio, los Bravos quieren evitar que participe en juegos diurnos seguidos de cotejos nocturnos.

Siguiendo ese programa interdiario, Acuña volvería para el comienzo de los enfrentamientos ante los metropolitanos, el lunes. Su uso gradual seguirá durante todo el mes de mayo.

“Cada día será diferente”, explicó el piloto Snitker. “No me voy a sentar aquí y decir lo que vamos a hacer. Pero él estará algún tiempo como designado y jugará también en el campo”.

Antes de lastimarse en 2021, Acuña Jr. era candidato al premio Jugador Más Valioso de la Liga Nacional, tras exhibir una línea ofensiva de .283/.394/.596, con 24 jonrones y 17 estafas, en 82 encuentros.

Su regreso será una inyección de vitalidad a la alineación de Atlanta, que antes de la jornada del jueves apenas golpea para .229, el quinto peor promedio del viejo circuito, mientras que tan solo había anotado 74 carreras en 19 juegos, una cifra por debajo de la media de la liga (76).

 

Comparte en tus redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Recientes