“Tenemos un grupo fortalecido y apuntando en una sola dirección”

Prensa Monagas.-

Después de siete meses desde su último partido oficial, Monagas Sport Club está listo para retomar su camino hacia una nueva gloria. El plantel comandado por Jhonny Ferreira arribó este miércoles a la ciudad de Barinas para incorporarse al Grupo B de la Liga FUTVE, en el que se medirá frente a otros siete clubes, con la misión de probar nuevamente las mieles de una nueva Copa Libertadores.

Caracas FC, Zamora FC, Deportivo Táchira, Aragua FC, GV Maracay, Portuguesa y Metropolitanos FC, pelearán junto al azulgrana por hacerse con las primeras plazas de la Zona 2 del campeonato, que se desarrollará en la ciudad llanera durante los próximos dos meses.

Ya instalados en el hotel burbuja barinés, la delegación monaguense inició sus trabajos este jueves con miras a su debut en el certamen, frente a Deportivo Táchira, el próximo lunes en el Estadio Agustín Tovar “La Carolina”. Jesús Gil, preparador físico de los Guerreros del Guarapiche, habló sobre el proceso de preparación del plantel a lo largo de la pretemporada realizada en Maturín desde el pasado mes de julio.

“Hoy en día veo que tenemos un grupo fortalecido y apuntando en una sola dirección, enfocados en las metas que queremos lograr este año. Estoy seguro que los muchachos están preparados para asumir la exigencia que se viene que será bastante fuerte”, indicó Gil desde el bunker azulgrana en Barinas.

En relación a la fase de preparación del plantel, el preparador físico apuntó que “siempre supimos que sería una pretemporada atípica, primero por no saber los tiempos que duraría porque no teníamos una fecha de inicio de torneo. Regresamos a los entrenamientos el 20 de julio, nuestros jugadores llegaron con cuatro meses de inactividad deportiva y viéndolo desde el punto de vista físico, nos ayudó mucho, permitiéndonos realizar una planificación más concisa”.

Burbuja efectiva

Ante el inminente riesgo que significaba retomar actividades dentro del panorama mundial que se vive debido a la pandemia del COVID-19, la directiva del Monagas Sport Club, conjuntamente con el cuerpo técnico comandado por Jhonny Ferreira y el departamento médico, decidió instalar al plantel en el hotel CCP Suites, donde se elaboró una burbuja en la que tanto jugadores como entrenadores y personal del club, convivieron por más de noventa días.

Acción que terminó dando resultados efectivos, pues la delegación que se trasladó hacia Barinas, arrojó resultados negativos en su totalidad, en las pruebas PCR realizadas en Valencia el miércoles antes de arribar a suelo llanero para concentrarse en un nuevo bunker.

“Esto nos permitió ir creciendo en lo futbolístico, físico y en lo grupal. Los jugadores han podido responder de excelente manera a todas las exigencias, debemos darle el valor a ellos porque han puesto de su parte a pesar de todas las adversidades, no ha sido fácil, han sido tres meses en confinamiento dedicados únicamente al trabajo”, argumentó el profesor.

De igual forma, destacó que “en un principio nos enfocamos en la adaptación al trabajo, al esfuerzo físico, que era lo que más nos preocupaba. Al tener el tiempo suficiente pudimos trabajarlo de buena manera, afinando detalles progresivamente y aumentar las cargas de trabajo conforme pasaba el tiempo”.

Ritmo competitivo

Gil aseguró que a pesar de que no tuvieron un roce competitivo durante este período al no poder jugar partidos amistosos “realizamos muchos ritmos futbolísticos, basándonos en la realidad de lo que será la competencia”,tomando en cuenta que será un torneo en el que se diputarán cotejos cada dos y tres días y en el que los tiempos de recuperación van a ser bastante cortos.

“Observamos mucho cuando comenzaron Caracas y Estudiantes en Libertadores para ver su desempeño. Hicieron un gran trabajo en lo físico por el repliegue mostrado en sus partidos con exigencia internacional que son altísimas. Ellos tuvieron alrededor de tres y cuatro meses, nosotros estuvimos cerca de esos tiempos”, indicó el PF ex Carabobo.

“Visualizando nuestra realidad, vemos que no estamos tan lejos de ese nivel. Indudablemente el plano internacional te aporta otras cosas. Con el resto de los clubes en el grupo A, veo que conforme pasen los partidos han ido retomando el ritmo de competencia y es lo que esperamos para nosotros, superarnos fecha tras fecha”, continuó.

Los objetivos son claros, los guerreros de “El Arquitecto” buscarán a toda costa hacerse con un cupo en torneo internacional y pelear por el primer puesto del Grupo B y a juicio del profe Jesús Gil, las posibilidades se mantienen vigentes tomando en cuenta la labor realizada por el cuadro de Maturín durante los meses que duró la puesta a punto.

“Haber mantenido casi en su totalidad al grupo que inició el año nos da mucha fortaleza. Hay un grupo de jugadores jóvenes con mucho talento y proyección, que tienen un hambre de comerse la cancha, de entrar y jugar. Siempre les decimos que se diviertan con responsabilidad”, analizó.

En ese sentido, concluyó que “los treinta jugadores que están hoy acá deben estar listos para jugar porque al tener partidos tan seguidos todos tienen que estar al máximo para competir y ganarse un puesto. Desde el más chamo hasta el más grande sabe la responsabilidad que tiene”.

El combinado de la Ciudad Distinta trabaja con la mente puesta en su debut frente a Táchira, el próximo lunes en terreno neutral, con la certeza de que la preparación realizada rendirá frutos y que les permitirá salir a batallar por los tres puntos ante un rival difícil e histórico del fútbol profesional venezolano como el elenco atigrado. 

Comparte en tus redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Recientes