Un techo de cristal

Por: Andrés Silva (@SoccerEduardo). -Pasión X el Deporte.

Un equipo, cuya máxima no es solo ganar, sino, hacerlo con la mayor perfección y atractivo posible, es digno de admirar cuando lo logra, pero en consecuencia cuando no llega a estas expectativas, terminar por no reconocerse así mismo, aun cuando gana.

El cristal es un ejemplo clásico de un material frágil. Aunque puede parecer sólido y rígido, es propenso a romperse si se somete a esfuerzos excesivos o a impactos bruscos. Cualquier alteración en su estructura puede provocar una fractura.

Valga esta metáfora para explicar una constante en el FC Barcelona, los culés, como cualquier otro club, aman ganar, con la diferencia de que en la ciudad condal solo ganar no vale, la exigencia y el valor de ganar para los culés está en el cómo, llegando incluso a ser mas valorado que la propia victoria en sí.

En Can Barça se entiende el fútbol como un espectáculo, un arte, un juego posiciones donde debes tener el balón, presionar y dominar constantemente al rival, jugando a lo que el equipo azulgrana determine en el campo. Una filosofía que viene de muchos años atrás y que tiene Johan Cruyff y Pep Guardiola como principales referentes. Se entiende que el jugar siempre bien y bonito, traerá como consecuencia las victorias y no viceversa.

 

Esta filosofía más que exitosa y admirada por todo el mundo, se ha instalado en la idiosincrasia del club catalán hasta la actualidad, en donde ahora los dirigidos por Xavi Hernández se encuentra en una situación poco conocida para los aficionados, acostumbrados a ganar títulos mientras eran admirados por el mundo del fútbol, los azulgranas se ven en una fase de transición que esta siendo mas complicada de lo que parece.

A los problemas económicos, hay que sumarles los institucionales, la polémica salida de Lionel Messi hace unos años, los escándalos mediáticos y recientemente, las dudas en lo deportivo. Y es que, a pesar de las ruidosas eliminaciones en Europa, el Barcelona viene de haber ganado la Supercopa de España hace un año ante el propio Real Madrid, y posteriormente ganar La Liga con relativa comodidad, el equipo parece quedarse a medias entre el equipo que quiere ser y el que puede.

Por eso, este estado actual en el que se encuentran los blaugranas se explica bajo su propia filosofía. Víctimas de su propia exigencia, de ese techo de cristal, en el que la meta es ganar con un nivel de juego excelso, el cual, si bien tiene un atractivo innegable, cuenta también con una excesiva fragilidad ya conocida, puesto que cuando te encuentras en un momento en el que por una razón u otra (jugadores, cuerpo técnico, directivos o institución) no consigues tocar ese techo, algo se quiebra.

El club blaugrana volverá a competir, entre otras cosas porque siempre va a tener jugadores maravillosos, los mejores del mundo aspiran a ganar en Barcelona, además ganar de la forma en la que allí saben hacerlo, ese el principal activo y siempre lo van a tener, los grandes clubes siempre vuelven, el fútbol son ciclos. Sin embargo, no se debe olvidar que mientas su techo siga siendo de cristal, este es frágil, por lo que sino se cuida como tal, acabará por romperse.

Comparte en tus redes

Buscar

--:--
--:--
  • cover
    PXD Radio
Recientes