Wilmer Flores, encendido con el madero en julio

El Emergente, noticias del beisbol en Venezuela, Latinoamérica y la MLB

 

Prensa LVBP

Caracas.- Wilmer Flores no apareció en la alineación titular de San Francisco el miércoles, pero volvió a desempeñar un rol importante para los Gigantes. El versátil y útil peletero fue usado como emergente por el mánager Gabe Kapler, en el octavo inning, y despachó un jonrón solitario, que igualó la pizarra 3-3, en el eventual triunfo de los colosos 4-3 contra los D-backs de Arizona.

Flores –en sustitución del cátcher Austin Wynns- aprovechó una curva del relevista zurdo Joe Mantiply, bajita y fuera de la zona de strike, y la devolvió a 104,5 millas por hora en línea por encima de la pared del jardín izquierdo del Oracle Park, a 417 pies del plato, de acuerdo con Statcast.

Fue el séptimo de los 13 cuadrangulares del venezolano en la temporada, que ayudan a empatar o pone arriba en el marcador a San Francisco (cinco para dar ventaja y dos para igualar).

Desde su estreno en las Grandes Ligas en 2013, Flores es el pelotero activo con más vuelacercas (8) y remolcadas (28), como emergente, de acuerdo con Baseball-Reference. El único toletero que supera sus estadísticas en ese rol, durante lapso descrito, es Matt Adams, que por estos días actúa en la American Association, un circuito independiente.

Pero ese estacazo de Flores no es azaroso. Es un reflejo del gran momento ofensivo por el que atraviesa. En julio, el valenciano exhibe una línea ofensiva de .333/.458/.744 (39-13), con cuatro dobles, cuatro bambinazos, 10 impulsadas, ocho boletos, ocho extrabases, 29 almohadillas alcanzadas y 1.202 de OPS. Todos esos guarismos son los mejores del equipo, salvo sus anotadas (7), un departamento que es dominado por Austin Slater (9) lo que va de mes.

En la temporada, lidera a sus cofrades en juegos (82), producidas (50), conexiones de dos o más sacos (30), bases totales (128) y carreras (45), igualado con Thairo Estrada, mientras que es segundo en jonrones (13), detrás de Joc Pederson (17).

En tanto que es uno de los outs más difíciles en la Liga Nacional, en los momentos clave del juego. Flores batea .355/.449/.694 (62-22), con 1.142 OPS, cuando consigue compañeros en posición de anotar y, si en esa situación, llega al plato con dos outs en la pizarra, liga para .346 (26-9).

Todas esas estadísticas ofensivas cobran mayor importancia en un pelotero que ha repartido su tiempo en el terreno en primera (23 juegos), segunda (19), tercera (22), designado (16) y emergente (10). Lo que le convierte en una pieza hecha a la medida para la estrategia que desarrolla el piloto Kapler.

Para tener una mejor idea de la gran primera mitad de campaña que está reuniendo el criollo, si mantiene su actual ritmo con el madero, proyecta terminar el calendario regular con 84 anotadas, 134 imparables, 32 biangulares, 24 cuadrangulares, 93 remolcadas y 60 boletos. Cifras con las que haría añicos sus topes personales previos en una zafra.

Comparte en tus redes

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Recientes